Siempre Suerte


Cada vez que escucho la canción Siempre Suerte de El Agente Naranja , me ocurren cosas que intentaré describir. Mi respiración siempre, como si fuera algo innato, se acompasa a la guitarra entrecortada del principio. Entonces empiezo, levemente, a tiritar justo cuando la otra guitarra hace su desoladora y ascendente aportación hasta que alcanza el momento cumbre al que yo llamo Explosión Iónica de Malos Recuerdos. Como fotografías imaginarias o humo extraño, empiezo a creer que soy poderoso pero que no puedo utilizarme. Que tengo mil posibilidades y siempre elijo la misma: ninguna. "Algo habré hecho mal..." Algo no habré hecho bien. Justo cuando la caja explota junto con la voz, recuerdo que todo lo que vivimos no es más que un subproducto de un subproducto de nuestras imaginaciones, que al final va a resultar que vivir es esto. El goteo constante de incertidumbres e inseguridades violentamente luminosas. Esta canción, junto con Figuras del Positiva, abre la puerta de una habitación oculta que me guardo solo para mí. Habitación que, al escucharla en directo (intentando mantener los ojos abiertos sin lograrlo), se ilumina, entra aire sucio y se retroalimenta de mi propio silencio de siempre(suerte). Porque es solo cuando escucho esta canción en directo que me doy cuenta que formo parte de algo y eso, queridos amigos, niños y niñas del inframundo de mis voces nocturnas, es Jouer. Desde aquí quiero decir que cada vez que escucho esta canción, en la lejanía de mi casa en Barcelona o en la negra humedad de sus calles tras mi iPod, un nuevo bombardeo cae sobre mi Bagdad de siempre, un viejo nuevo tren de siempre descarrila otra vez en el mismo punto y no quiero, no puedo dejar de notar el terrible peso de la humanidad en mis muñecas. Os odio.

2 comentarios:

joan pons dijo...

El sentimiento no es mutuo, cefalopodo. Pero comparto que solo somos nosostros mismos cuando estamos solos, y si escuchamos música en las "negras y humedas calles" quizás más.

Lia A. dijo...

el agente naranja debería darte comisión.
O tu a ellos .)