Mirar el desescombro no es lo mismo que mirar la obra en sí

Hola. Soy tú. Hace mucho que no nos vemos. Me presento. Soy tu consciencia adulterada siendo adulterada la palabra que más te gusta de tí mismo. Te contaré lo que ha pasado en los últimos tiempos por si los últimos tiempos es lo que menos recuerdas de tí. Dejaré de hacer juegos de palabra, palabra.

Nunca pensaste que salir a la calle fuera tan complicado. Jamás pensaste que viajar en autobús fuera tan doloroso. Creías que realmente no existía la persona que vuelca el respaldo de su asiento contra tu asiento. Era tu metamitologia urbana de pueblo. Nunca bebiste absenta. No necesitas Espidifen 600 mg. 's que te cautericen rasgos de personalidad o te abrillanten el alma (véase alma como refugio antiaéreo unipersonal e intransferible).

Hoy no has follado.

El mejor pensamiento que ha vagado por tu cerebro hueco ha sido "son las once y no he comido nada en todo el día", has ido a cenar a un restaurante con olor a freidora sucia y te has dejado las anchoas. Eres repulsivo. Es sábado el cuasi-día del Señor. Te pican los huevos porque hace una semana como mínimo, que no te duchas.

Ahora es cuando entra la ficción contante y sonante como en los anuncios de coches o en los relatos de ******. Ahora te digo que has matado a tu propio perro. Que te lo has comido por partes, previamente calentado en el microondas 800 watios. Bebes absenta. Te espero.

A pesar de no ser la bebida refrescante de estractos por excelencia, te refresca y te excede. Amas ser Dios dentro de tu metabolismo.

Todos tus párrafos son comienzos de novelas de ciento cincuenta páginas a lo sumo. Lo sabes y piensas en Antena3. Te vuelves a odiar.

Hoy te han dicho hijo de puta. Te has comido un bocadillo de frankfurt picante, unas patatas bravas y una ensalada con anchoas baratas. Una Coronita y una Voll Damm.

Vuelve la ficción como un tiro a bocajarro o un trago de absenta. Bebe.

-Padre, confieso que he pecado.
-De qué se trata hijo mío.
-Tengo pensamientos diabólicos padre. Necesito arrepentimiento y no lo encuentro dentro de mí. Ayúdeme.
-De qué se trata, haré todo lo posible por la gracia divina...
-He imaginado que te cortaba la cabeza y te follaba por el cuello, padre. Confieso que me he masturbado dándole verdaderas vueltas al asunto de no poder escribir más de una cuartilla. ¿Iré al cielo? Oh Dios...
- ...
-Hijo de puta, Nietszche está muerto.


Vuelves al plano biplano y tragas más absenta. No te gusta el sabor pero te gusta. Te sientes muerto. Te sienta mal. Te sientas bien. So pure. So rare. Hola.

1 comentario:

Ostra dijo...

No sé si es bueno o no pero no puedo evitar PODER leer DEMASIADO entrelíneas. Leer la mala ostia no como un recurso narrativo, si no como una realidad que no puedes (no, no puedes) dejar de plasmar. Los juegos de palabras que se te caen de la boca junto a los espumarajos rabiosos. La desgana ácida, el desdén metálico, todos son más que intuibles desde fuera pero ahora estoy más que en primera fila y aveces pierdo la visión de conjunto.
Reaprenderé el rol de Tabitha?

Bonito el desing .)

Aik